— minimilme

Borrador automático

Astoak

El burro es un animal que simboliza la esencia y las raíces del campo sin artificios.
Auténtico y genuino.


En euskera “asto”, el asno es un ente sagrado. Se cree que este animal es un ser bendito porque su espalda es en figura de cruz y porque fue portador de Jesús y de la Virgen. En el País Vasco el asno de las Encartaciones es una raza autóctona en peligro de extinción que se corresponde con la comarca más occidental de donde recibe su nombre, Encartaciones, de la provincia de Vizcaya.
Se sabe que a principios de 2005 sólo quedaban unos 100 ejemplares y que es la raza española de menor tamaño, pues no supera los 120 cm. Son proporcionados y su capa es de color castaño y negro con orejas menudas y cascos pequeños.

Para la colección otoño/invierno 20017 minimil ha querido rendirle un pequeño homenaje como imagen de campaña ya que forma parte de la autenticidad del paisaje y la historia vasca, de su esencia.

Hasta hace pocos lustros era habitual su uso como ayuda en las labores agrícolas en los caseríos de la cornisa cantábrica. La total mecanización de la mayoría de estas tareas ha abocado a su práctica extinción. Hoy se destinan para ayudar en pequeñas funciones agrícolas como transportar hierba y leña a los caseríos. Han tenido un papel fundamental en el pastoreo vasco y en las transterminancias de los cambios de rebaños de los pastos de verano a invierno y viceversa. Los asnos servían de “vehículo” al zagal del pastor para bajar la leche de las ovejas Latxas ordeñadas en los pastos de verano del Amboto hasta los caseríos junto con los perros de la raza Euskal Artzain.

 

0 comments
Submit comment