— minimilme

Borrador automático
Archive
Fiestas/Folklore

En las fiestas vascas de hace cien años, la vestimenta, al igual que otras manifestaciones culturales, ocupaba un lugar destacado. La indumentaria campesina de baserritarra (las distintas caseras vascas: artzai andre, amona o neska) se convirtió en modelo de vestuario tradicional, simbolizando otros muchos valores que estaban a punto de perderse. Entre las características generales de este traje están las enaguas y falda roja por debajo y una falda de tela encima negra o azul marina de algodón de topos blancos.

Estas motas tan emblemáticos son una constante inspiración en minimil para reversionar cada temporada alguna prenda de la colección con la nostalgia histórica y la elegante feminidad que este patrón confiere.


Las motas o topos (Polka dot en inglés) son círculos repetidos de tamaños y colores distintos, pintados, tejidos o bordados sobre una tela que forman un patrón. Motas grandes o pequeñas, blancas sobre negro o azul marinas sobre blanco. Las posibilidades son infinitas y el resultado es un must de la marca, como las rayas o el color negro.

Basándose en este motivo y confiriéndole el valor simbólico de la cultura vasca, minimil también ha diseñado una serie de productos para el Guggenheim de Bilbao.

Los topos no son propiedad única del País Vasco pues el mundo entero se enamoró de ellos cuando Miss América apareció fotografiada en 1926 con un bikini lleno de motas y un año antes, Disney presentó a la célebre Minnie Mouse vistiendo un traje de topos rojo y blanco con un lazo a juego. Durante los años 30 los tejidos a topos se fabricaron para todos sus usos y en 1940 Frank Sinatra introdujo la “polka dot manía” cantando su balada: “Polka Dots and Moonbeams”.

A finales de esa década, Christian Dior lanzaba su colección “New Look” con vestidos de motas y el famoso modisto comentó a Vogue que su colección “pretendía hacer a las mujeres parpadear extravagantes y románticas con ellos”. Recientemente los topos se han vuelto tendencia también para el género masculino y celebridades como Joseph Gordon-Levitt y Mickey Avalon son asiduos. Rei Kawakuo también utiliza los topos para su colección de Comme des Garçons en todas sus prendas y complementos; Marc Jacobs tiene incluso una colección “Dotty” y un Dot perfume.
La artista Yayoi Kusama los llevó a sus obras de arte y Damien Hirst es famoso por sus pinturas de topos vertiginosos, aunque los puntillistas como Seurat y Signac fueron pioneros de los puntos en las pinturas.En 1962 Marvel Comics incluso creó a su héroe Polka-Dot Man que combatía a los villanos con topos y Bob Dylan apareció un año más tarde en la portada de su disco vistiendo una camisa de topos.

Actrices como Elizabeth Taylor, Lucille Ball y Marilyn Monroe los vistieron con todo el glamour. Meg Ryan vestía de topos en la película “Cuando Harry encontró a Sally” y las cantantes Amy Winheouse y Gwen Stefanie cantaban enfundadas de topos.

Hay una corte de “polka dot lovers “en todo el mundo, orgullosos de ello y en el caso de minimil el orgullo es doble pues forma parte de la tradición histórica del vestuario típico vasco.

¿Quién no tiene en su armario algo con motas?”

 

 

Read More

Qué vitales están las aguadoras que desfilan con sus trajes de caserío, con sus abarcas, sus enaguas y algunas con sus faldas rojas por debajo. Por encima, generalmente, faldas de tela negra o azul marino, de algodón, de motas blancas. Depende. Antes se llevaba a la espalda un elegante mantón, que ha ido sustituyéndose por un paño en blanco y negro, parecido al que se lleva en la cabeza. Además, un manto o “toquilla” de lana, y un delantal que ha ido reduciendo su tamaño.

A su lado, ellos desfilan vestidos de cocineros y por supuesto muchos visten de soldados con uniformes de la época de Napoleón tocando sin parar los tambores.

Es 20 de enero y minimil está de celebración porque es el día de San Sebastián, ciudad sede de la marca. La fiesta comienza en la Plaza de la Constitución de Donostia, con la izada de la bandera. Justo cuando dan las doce de la noche, los componentes de la tamborrada de Gaztelubide comienzan a tocar la “Marcha de San Sebastián” de Raimundo Sarriegi (con letra de Serafín Baroja, padre del escritor Pío Baroja), y el alcalde alza la bandera de la ciudad.
Durante estas 24 horas de festividad se entregan los premios más importantes concedidos por la ciudad, que son el Tambor de Oro y las Medallas al Mérito Ciudadano de San Sebastián. Sus inicios se remontan a 1836, año en el que la tamborrada salió como parte de las comparsas de carnaval. A partir de ahí, se convirtió en una tradición festejar al patrón de la ciudad por las calles de San Sebastián.


Olores, colores, música y sentimiento donostiarra que nutren e inspiran nuestras raíces creativas y nos invitan a seguir construyendo día a día el estilo de la marca: el New Basque Style.

 

Read More