— minimilme

Borrador automático
Archive
miniUniverso

Descendió de los cielos y creó la tierra firme. A partir de una parra brotaron los hombres y, poco a poco, las diversas especies de animales y plantas. Al cuervo se le atribuye la creación del mundo según la mitología animalista inuit de Alaska.
En la mitología nórdica, el dios Odín es acompañado por dos cuervos: Hugin, que simboliza el pensamiento y Munin, que representa la memoria. Los dos cuervos informaban al señor de los dioses nórdicos de todo lo que pasaba en sus reinos y se identificaban con las valquirias, que llevaban a los caídos en batalla al paraíso bélico conocido como valhalla.
Para los griegos, Apolo es el culpable del manto negro del cuervo, ya que eran blancos, hasta que el dios los castigó de negro, por no haber vigilado la infidelidad de su embarazada mujer Coronis.

Los cuervos aparecen en muchas obras literarias como el famoso poema de Allan Poe, las fábulas de Esopo o los relatos de Dickens. También en el Hobbit, en libros de Stephen King, Asimov, en la película “Pájaros” de Alfred Hitchcock y en Harry Potter.

“Entonces, este pájaro de ébano
cambió mis tristes fantasías en una sonrisa
con el grave y severo decoro
del aspecto de que se revestía.”

Edgar Allan Poe, El Cuervo. 1845.El cuervo, de plumaje negro y brillante, es una de las aves más grandes e inteligentes. Su nombre en euzkera es “Belea”, “Belia” y “Erroia”.  Omnívoro y carroñero de pico fuerte, es poco sociable pero fiel a su pareja hasta la muerte. Desconfiado con el hombre, habita en lugares poco poblados, como son las montañas, los grandes bosques y las costas. En el País Vasco, crían contadas parejas, pero en otoño e invierno se les ve en grandes bandos en las vegas y valles, donde encuentran abundante alimento como maíz y caracoles.
El cuervo es un mensajero incomprendido de la inteligencia, la sabiduría y el conocimiento. minimil lo admira como un héroe de brillante y profundo plumaje negro, con su elegante, oscuro y eterno misterio.

 

 

Read More

“Hay flores en todas partes para aquellos que quieran verlas”, Henri Matisse.

El rey de Francia Luis XIV, gran amante de las flores, mandó una expedición en barco al otro lado del océano en busca de nuevas plantas con las que poder adornar sus jardines.
Cuando llegaron a tierras brasileñas, una tribu indígena capturó a un grupo de marineros entre los que estaba uno muy enclenque con el que se habían estado metiendo todo el viaje por su aspecto débil.
Gracias a la inteligencia y astucia de ese hombre consiguieron escapar todos de su cautiverio y al felicitarle se dieron cuenta que realmente era una mujer, fuerte y valiente, que se había disfrazado de hombre para poder viajar y conocer nuevos mundos.
Cuando el rey francés conoció todo lo sucedido, decidió llamar a las nuevas flores con el nombre de la valiente mujer: Hortensia.

La hortensia crece en todas partes y según su color se la relaciona con el amor, la frigidez, el perdón o la abundancia.
En Japón se la llama “bebedora de agua” por la cantidad de agua que necesita, eso explica que esta planta se vea muchísimo en el norte de España. No le puede dar el sol directo, pero sí necesita mucha luz.

Esta temporada, minimil ha querido rendirle un homenaje.

 

Read More

El azul es el norte
El azul es la cabeza pensativa
El azul es el que no se fía del mar y lo vigila
El azul es el compañero del blanco y el amante del negro
El azul es la mirada inundada
El azul es el destino sin patria
El azul es Utopía
El azul es Klein, es Chopin y es Paul Auster
El azul es la ballena de los balleneros vascos
El azul es fiel
El azul es El Pájaro azul de Maeterlink
El azul es tanta belleza que se convierte en pena
El azul es un zafiro con seis nombres
El azul es un no a cualquier precio
El azul es la uva prohibida
El azul es aire
El azul es también minimil

 

Read More

De la antigua Grecia proviene el mito de Aracne, una tejedora espectacular. De su habilidad con los telares, alcanzó una extensa fama, que finalmente, llegó a los oídos de la diosa de la sabiduría y la artesanía Atenea. Entraron en competición para ver quién tejía mejor y Atenea, ofendida por la provocación de Aracne, la convirtió en araña haciendo que tanto ella, como toda su descendencia, fueran las mejores tejedoras del universo.

La araña es un símbolo de ilusión, de orden y sensibilidad. Es también la voluntad de ser inteligente sobre la vida que tejemos día a día, un tótem de sabiduría profunda. Invita a ver la vida desde una perspectiva elevada y ver los ciclos que hemos pasado en ella con análisis positivo. La araña representa la astucia, la progresión cíclica, el renacimiento y la muerte, la protección y el poder sobre el destino.

Las arañas tejen redes. Las telarañas son totalmente funcionales, prácticas y de ingenioso diseño. Sirven como viviendas, depósitos de alimentos o incubadoras de huevos, su funcionalidad es ilimitada. En muchas tribus americanas la araña (personificada como la abuela) es el maestro y protector de la sabiduría.

Louise Bourgeois (apodada “Mujer Araña)” es una de las artistas más importantes del arte contemporáneo. Es la creadora de Mamá, la escultura del Museo Guggenheim de Bilbao, de casi 9 metros de altura. Pertenece a una serie inspirada en la araña que Bourgeois presenta como un homenaje a su madre, que era tejedora. En ella se pone de manifiesto la duplicidad de la naturaleza de la maternidad: la madre es protectora y depredadora al mismo tiempo. La araña utiliza la seda tanto para fabricar el capullo como para cazar a su presa, así que la maternidad encarna fortaleza y fragilidad. Estas ambigüedades se ven intensamente reflejadas en esta Mamá gigantesca que provoca pavor por su gran altura, sorprendentemente equilibrada sobre unas ligeras patas, y transmite también una vulnerabilidad casi conmovedora.


minimil recupera y versiona cíclicamente en sus colecciones y diseños la figura de la araña. Ya sea gráficamente en camisetas y bandejas para el Museo Guggenheim de Bilbao como en escaparates, y actualmente las podéis encontrar brillando entre en su colección de broches joya.

Read More

” La Alubia de Tolosa tiene dos inmensas virtudes: ser la que mejor caldo hace de cuantas se producen en España y distinguirse por su singularidad y sabrosura “

Es uno de los alimentos más antiguos conocido del hombre y ha formado parte importante de la dieta humana desde tiempos remotos. Desde luego los vascos comen alubias desde hace montones de años. ¿Cómo sino serían capaces de levantar piedras? En ellas está La Fuerza que ayuda a sobrevivir al invierno.

La gran tradición del cultivo y la elaboración de las alubias en el País Vasco, hace que puedas encontrar una gran lista de recetas tradicionales para elaborarlas. Las alubias negras se caracterizan por contar con una apariencia ovalada y un característico color negro brillante. Estas legumbres aportan importantes beneficios y propiedades nutricionales: son especialmente ricas en fibra, ideales para prevenir el estreñimiento y ayudar a rebajar los niveles de colesterol alto y son ricas también en unos compuestos antioxidantes capaces de prevenir coágulos y el cáncer.

Digamos que con ½ Kg de alubias (babarrunak), 1 diente de ajo, aceite de oliva y 1 pimiento choricero tenemos un plato exquisito para combatir las bajas temperaturas. No olvidar lavarlas en agua fría y dejarlas en remojo el día antes.

Este plato se suele acompañar de “los sacramentos” que consiste en algún embutido cocinado; morcilla de cebolla y chorizo cocido. También suelen acompañar unas guindillas vascas (guindillas de Ibarra) y alguna verdura como berza cocida.

La alubia de Tolosa o Tolosako Babarruna es sin duda un manjar incomparable.

Read More

“Vino, enséñame el arte de ver mi propia historia,
como si ésta fuera ya ceniza en la memoria. ”
Jorge Luis Borges. 

En nariz intensos aromas a cítricos, hierbas y flores; en boca fresco, ligeramente ácido y fácil de beber. Tiene que servirse fresco… Sí, txacoli.

Proviene de los caseríos vascos del siglo XVI. Brillante y cristalino suele sorprender con tonos que van del amarillo pálido al amarillo pajizo, y a veces con interesantes tonalidades verdosas. Antes se escanciaba como la sidra porque no se filtraba pero ha pasado de ser un vino básico a ser muy refinado. El joven txacoli marida a la perfección tanto con mariscos, pescados y quesos de oveja latxa Idiazabal como con miel, pan casero, chorizo y morcilla, todos artesanales y con denominación de origen de la tierra que les da el clima adecuado.

Según un anécdota etimológica de un viejo txakolinero, cuando al vinicultor le preguntaban “¿Cuánta cantidad de vino habéis hecho?”, solía ser costumbre responder: “Etxeko ain”, es decir lo justo para casa. De “etxeko ain” se pasó a “etxekolain” y acabó llamándose “txakolin”. (Se non è vero, è ben trovato)

 

Read More

En las fiestas vascas de hace cien años, la vestimenta, al igual que otras manifestaciones culturales, ocupaba un lugar destacado. La indumentaria campesina de baserritarra (las distintas caseras vascas: artzai andre, amona o neska) se convirtió en modelo de vestuario tradicional, simbolizando otros muchos valores que estaban a punto de perderse. Entre las características generales de este traje están las enaguas y falda roja por debajo y una falda de tela encima negra o azul marina de algodón de topos blancos.

Estas motas tan emblemáticos son una constante inspiración en minimil para reversionar cada temporada alguna prenda de la colección con la nostalgia histórica y la elegante feminidad que este patrón confiere.


Las motas o topos (Polka dot en inglés) son círculos repetidos de tamaños y colores distintos, pintados, tejidos o bordados sobre una tela que forman un patrón. Motas grandes o pequeñas, blancas sobre negro o azul marinas sobre blanco. Las posibilidades son infinitas y el resultado es un must de la marca, como las rayas o el color negro.

Basándose en este motivo y confiriéndole el valor simbólico de la cultura vasca, minimil también ha diseñado una serie de productos para el Guggenheim de Bilbao.

Los topos no son propiedad única del País Vasco pues el mundo entero se enamoró de ellos cuando Miss América apareció fotografiada en 1926 con un bikini lleno de motas y un año antes, Disney presentó a la célebre Minnie Mouse vistiendo un traje de topos rojo y blanco con un lazo a juego. Durante los años 30 los tejidos a topos se fabricaron para todos sus usos y en 1940 Frank Sinatra introdujo la “polka dot manía” cantando su balada: “Polka Dots and Moonbeams”.

A finales de esa década, Christian Dior lanzaba su colección “New Look” con vestidos de motas y el famoso modisto comentó a Vogue que su colección “pretendía hacer a las mujeres parpadear extravagantes y románticas con ellos”. Recientemente los topos se han vuelto tendencia también para el género masculino y celebridades como Joseph Gordon-Levitt y Mickey Avalon son asiduos. Rei Kawakuo también utiliza los topos para su colección de Comme des Garçons en todas sus prendas y complementos; Marc Jacobs tiene incluso una colección “Dotty” y un Dot perfume.
La artista Yayoi Kusama los llevó a sus obras de arte y Damien Hirst es famoso por sus pinturas de topos vertiginosos, aunque los puntillistas como Seurat y Signac fueron pioneros de los puntos en las pinturas.En 1962 Marvel Comics incluso creó a su héroe Polka-Dot Man que combatía a los villanos con topos y Bob Dylan apareció un año más tarde en la portada de su disco vistiendo una camisa de topos.

Actrices como Elizabeth Taylor, Lucille Ball y Marilyn Monroe los vistieron con todo el glamour. Meg Ryan vestía de topos en la película “Cuando Harry encontró a Sally” y las cantantes Amy Winheouse y Gwen Stefanie cantaban enfundadas de topos.

Hay una corte de “polka dot lovers “en todo el mundo, orgullosos de ello y en el caso de minimil el orgullo es doble pues forma parte de la tradición histórica del vestuario típico vasco.

¿Quién no tiene en su armario algo con motas?”

 

 

Read More

La “breton shirt” o camiseta de rayas marinera de minimil es todo un clásico y un icono del elegante estilo vasco. Podemos ver en fotos antiguas de comienzos del siglo XX en la Playa de la Concha la clásica camiseta de rayas que nació en 1858 como parte del uniforme de la Marina Francesa y que permitía visualizar y localizar mejor a sus tropas en maniobras de alta mar. Dicen que la “marinera” o “matelot” era de lana o algodón, con escote barco y llevaba 21 rayas en el pecho (tantas como las victorias de Napoleón) y entre 14 y 15 rayas en las mangas. Como uniforme se diseñó sin botones ni cuerdas para evitar cualquier tipo de enganche durante las maniobras y se convirtió en parte imprescindible de la vestimenta de los marineros, fareros y marinos del norte de Francia por su comodidad.

Coco Chanel la incorporó a su colección en 1917 formando desde entonces parte de la firma pero aunque fue la gran abanderada del estilo navy, no fue la primera en utilizar las rayas en la Alta Costura. Desde el siglo XIX los modistos han utilizado elementos del uniforme marinero, como los cuellos azul pero quién realmente manipuló por primera vez el estampado a rayas en una colección de Alta Costura fue Yves Saint Laurent en 1966, en su colección ‘Matelot’. Más adelante un joven Jean Paul Gaultier la llevó a la pasarela para desarrollar su colección masculina en los años 80.
James Dean, Pablo Picasso, Andy Warhol, Brigitte Bardot, Jean Cocteau o Marilyn Monroe entre otros artistas del siglo XX han encumbrado esta prenda icónica de la moda hasta nuestros días.

Y Minimil la presenta en todas sus colecciones tanto de verano como de invierno, siempre versionada con algo diferente y especial por lo que la hace uno de los essentials de la casa vasca en todas las temporadas. Cada temporada sin salirse de la raya.

 

Read More

La inspiración de una marca de moda viene por afinidades, recuerdos y admiración de lugares que han sido la propia casa; referencias y herencias familiares vividas de la propia cultura de origen: éste es el caso de minimil y los caseríos vascos.

baserri2
– Imagen cedida por Lola Horcajo –

El caserío es sinónimo de familia y de trabajo y uno de los símbolos del País Vasco. En Gipuzkoa hay unos 12.000 caseríos, unos ricos y otros pobres y el 90% tiene más de 100 años. El caserío es una vivienda unifamiliar, agropecuaria, multifuncional, compacta y exenta, y construida por las mismas personas.
Un caserío o Baserri (en vasco) puede alcanzar una altura de 15 metros. Suele disponer de una planta baja en la que se instalaban graneros, establos y demás dependencias agrícolas, y de una o más plantas elevadas que servían de vivienda. Tradicionalmente, el caserío estaba rodeado de los terrenos agrícolas que suplían prácticamente todas las necesidades de la familia, proveyendo de alimentos, ropas, etc., a sus moradores. Integrados en la propia construcción o en edificios anejos, se podían instalar talleres de manufactura para tejidos, labrado de piedra, herrerías,…

baserri4
– Imagen cedida por Lola Horcajo –

baserri3
– Imagen cedida por Lola Horcajo –

Pese a que la propiedad recaía sobre el varón, la administración del caserío solía correr a cargo de las mujeres de la familia en una especie de “matriarcado”. Las mujeres llevaban a cabo el planeamiento de las cosechas, el ganado, etc. , y en general administraban la propiedad. El estatus de la mujer en la cultura vasca es quizá el más alto de Europa. Por otro lado, al quedar el caserío adscrito a una familia determinada, tradicionalmente ésta recibía por apellido un topónimo asociado a su caserío. Hoy en día, los caseríos vascos son muy valorados por su gran atractivo histórico y paisajístico.

 

baserri1

La esencia de minimil recoge de los caseríos vascos las vivencias propias de la creadora de la marca, Contxu Uzkudun, la tradición del trabajo familiar en las generaciones de dicha familia, la constancia y la sobriedad de una cultura reflejada en unos tejidos utilizados en los trabajos del mismo caserío, una historia enmarcada en la fértil tierra vasca, en su paisaje frondoso y lluvioso, en los colores verdes y en el carácter de sus gentes.
Todos esos arraigos, matices, cultura, herencia que se han vivido y se sienten como propios y como riqueza del país, son los que se concretan en parte de las piezas que realizan en las colecciones de minimil y que dan forma al concepto y línea New Basque Style.

sausta
– Caserío de Sasoeta –

minimil_equipo

Beatríz y Ana Zuaznabar, y Contxu Uzkudun de minimil.

 

 

 

 

Read More

El Mar del Norte se agita y las Azores envían un anticiclón. Una masa de aire choca con la costa y se convierte en lluvia fina que humedece los vientos. El peine de Chillida espera impaciente. Es la capa típica que cubre el País Vasco y que cala en el sentimiento de su gente. Es la naturaleza que imprime carácter y expresión. Amado y molesto xirimiri. Pasión y tenacidad. Símbolo.

Parte de nuestro paisaje, de nuestro sentimiento, de nuestra cultura. New Basque Style / minimil.

NBS_franja-47
cielo

minimil_TunelAntiguo

minimil_xirimiri

Lluvia fina que humedece los vientos, Xirimiri.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Read More