— minimilme

Borrador automático

Gora Donostia!

Qué vitales están las aguadoras que desfilan con sus trajes de caserío, con sus abarcas, sus enaguas y algunas con sus faldas rojas por debajo. Por encima, generalmente, faldas de tela negra o azul marino, de algodón, de motas blancas. Depende. Antes se llevaba a la espalda un elegante mantón, que ha ido sustituyéndose por un paño en blanco y negro, parecido al que se lleva en la cabeza. Además, un manto o «toquilla» de lana, y un delantal que ha ido reduciendo su tamaño.

A su lado, ellos desfilan vestidos de cocineros y por supuesto muchos visten de soldados con uniformes de la época de Napoleón tocando sin parar los tambores.

Es 20 de enero y minimil está de celebración porque es el día de San Sebastián, ciudad sede de la marca. La fiesta comienza en la Plaza de la Constitución de Donostia, con la izada de la bandera. Justo cuando dan las doce de la noche, los componentes de la tamborrada de Gaztelubide comienzan a tocar la «Marcha de San Sebastián» de Raimundo Sarriegi (con letra de Serafín Baroja, padre del escritor Pío Baroja), y el alcalde alza la bandera de la ciudad.
Durante estas 24 horas de festividad se entregan los premios más importantes concedidos por la ciudad, que son el Tambor de Oro y las Medallas al Mérito Ciudadano de San Sebastián. Sus inicios se remontan a 1836, año en el que la tamborrada salió como parte de las comparsas de carnaval. A partir de ahí, se convirtió en una tradición festejar al patrón de la ciudad por las calles de San Sebastián.


Olores, colores, música y sentimiento donostiarra que nutren e inspiran nuestras raíces creativas y nos invitan a seguir construyendo día a día el estilo de la marca: el New Basque Style.

 

0 comments
Submit comment