— minimilme

Borrador automático

Y como las nubes pasarán los días

El cielo vasco está lleno de hodeiak (nubes) que dibujan sombras en los pastos verdes, se funden en el mar encabritado y visitan las ciudades. Tanto si se abren y dejan paso al sol como si descargan su xirimiri, las hodeiak son parte importante del paisaje diario.

Hodei también es el nombre del Dios de las tormentas, creador de relámpagos y truenos que antiguamente echaba a perder las cosechas y atemorizaba a los paisanos.

 Donostia es uno de los mejores escenarios para poder contemplar todo tipo de nubes altas, medias, estratos y cumulonimbos. La insistente presencia de todas ellas, su variedad y la belleza del paisaje con el que se fusionan, lo hace posible.

Muy malvado no será el Dios Hodei si nos regala imágenes como la hodei gorri (nube roja) iluminada por el sol, que tenemos hoy sobre nuestras cabezas.

0 comments
Submit comment